El pasado mes de Octubre asistimos a Matelec, la última feria sobre eficiencia energética celebrada en Madrid. Pudimos constatar la gran inquietud que había en todos los expositores, respecto a la nueva ley energética, la nueva normativa sobre el balance neto. Esa esperada ley que permitirá generar puestos de trabajo y crear de forma instantánea miles de pequeños productores de energía limpia. La pregunta que flotaba en el aire era siempre la misma ¿Cuánto tiempo va a tardar el gobierno en aprobar esta ley? Parece ser que tarde o temprano ocurrirá y cuando esto suceda todo el mundo querrá saber lo que es el balance neto. 
Por nuestra parte lo único que podemos hacer, por ahora, es explicarlo lo más claro posible.

 


¿Cómo funciona una placa solar?
Mediante un semiconductor de silicio se transforma parte de la energía que recibimos del sol en energía eléctrica. A través de un pequeño equipo eléctrico llamado inversor se transforma la electricidad continua producida por el panel en electricidad alterna aprovechable por nuestros electrodomésticos. Toda esta energía es limpia, sin sobrecostes adicionales a los de la compra de los equipos, sin combustibles ni riesgo de subidas de precios.
Este concepto se aplicaría al autoconsumo instantáneo, ya que si queremos almacenar la energía para consumirla por la noche tendremos que incorporar baterías a la instalación.
Inconvenientes
El principal era el coste de los materiales y la estacionalidad de la producción de energía, es decir sólo se produce cuando hay sol, no disponemos de suministro por la noche y se produce menos en invierno que en verano. El elevado coste se ha solventado, gracias al importante desarrollo de la industria fotovoltaica los últimos años y a la fuerte competencia que han hecho que los precios hayan bajado de forma importante. Las baterías permiten almacenar la energía para consumirla cuando queramos, pero el coste de estos equipos puede provocar alargar demasiado la amortización de la inversión.

 
Actual situación en España
Hasta que no se apruebe la normativa del balance neto, no nos interesa verter energía a la red a no ser que estemos dados de alta como productores de energía y emitamos las correspondientes fras. Es un proceso nada práctico para un usuario doméstico especialmente porque se paga a 5 o 6 € el kwh. Debido a que el precio de venta de la electricidad es bajo debemos diseñar estas instalaciones de manera que la producción sea como máximo igual al consumo mínimo y por lo tanto los excedentes no existan o sean mínimos, ya que de otra forma las instalaciones son difíciles de amortizar.
 
 
 
El balance neto
En una red doméstica como la de cualquiera de nuestros hogares que tenga conexión a la red eléctrica conectamos el sistema instalado a la red interna de nuestra casa. En los momentos en que nuestra instalación solar esté generando electricidad y nosotros tengamos consumo energético usaremos la electricidad que en ese momento estamos produciendo. Cuando no produzcamos electricidad pero estemos consumiendo tomaremos la energía de la compañía eléctrica como hacemos en la actualidad. Y cuando en pleno día produzcamos electricidad pero no estemos en casa o nuestro consumo sea pequeño la electricidad que generamos se la cedemos a la compañía eléctrica. O sea, que sale de nuestra vivienda por la misma línea que usamos para consumir electricidad de la compañía eléctrica pero en sentido contrario. La compañía eléctrica nos facturará la diferencia entre lo consumido y lo que se ha vertido a la red. En caso de que algún mes cedamos más energía de la que consumamos se acumulará en forma de crédito para que la usemos en meses posteriores.


El gran cambio
Pasaremos de ser consumidores de energía a ser consumidores y productores y el modelo energético cambiará. Se pasará de unas pocas grandes centrales de producción conectada por grandes redes de distribución hacia millones de usuarios a redes inteligentes formadas por millones de productores-consumidores que decidiremos si queremos generar energía limpia o aceptar la energía que nos ofrecen y si preferimos producirla nosotros mismos o comprarla.

 
 

Leave a Reply

Send this to a friend